Redacción: Natalia Tripiptakul
Alberto Castellar

‘APPS’: las nuevas reinas del espacio digital

¡Hola a todos! Estimados Coconautas, ¿cómo ha ido la semana? Nosotros estábamos visitando el invernadero de plantas fotoatómicas parlantes recién inaugurado en la Nebulosa del Cisne, pero hemos decidido que era el momento perfecto para hacer el “alto” semanal y poder hablaros acerca del aplastante y rugiente auge de las aplicaciones digitales (o ‘APPS’ en adelante).

Un ascenso meteórico (y esperado)

Vienen de lejos. Todos las usamos con alegría y jolgorio. Además, nos han facilitado sin duda, el día a día de nuestras vidas y nos han hecho sentir más fácilmente cerca de los nuestros, por tan sólo citar dos de los beneficios más esplendorosos que han aportado.

Nos han facilitado el día a día y nos han hecho sentir más cerca de los nuestros

Quién sabe si por afán tecnológico inherente a nuestra especie, si por moda imparable o incluso por actualidad y contexto (las circunstancias que nos han llevado al confinamiento son bien sabidas por todos y no las repetiremos), pero su aumento no ha hecho más que crecer. Han sido un éxito asegurado desde el comienzo de su ‘boom’ allá por el año 2010 –con ‘WatsApp’ como baluarte innegable-.

Parece lógico afirmar que la actualidad, en materia de salud y sociedad al menos, ha sido el caldo de cultivo perfecto para una humanidad fervientemente necesitada de contacto e hiperconexión. El choque con el forzoso mandato de evitar el contacto físico, se postula como el impulso final para su apogeo: en el tercer trimestre de 2020 su uso se ha incrementado en un 27% a nivel global.

La transversalidad como clave infalible

Ocio, trabajo y estudio. Todo cabe y todo tiene su eco en forma de ‘app’. Hay una aplicación para todo y un usuario para cada necesidad que, de ser pionera, no tarda ser cubierta por la novedad digital de turno. Las ‘apps’ han abierto un camino infinito hacia el futuro más “dickensiano” que pudiéramos imaginar. Ya nadie esboza una realidad sin ellas omnipresentes.

El tiempo que hemos gastado en utilizarlas, además, también se expande. No es una mera cuestión de utilidad u oportunidad. Entramos en ellas y nos quedamos en ellas. Forman parte de nuestras costumbres. El monto de horas totales mensuales de media en todo el planeta ascendió hasta sumar unos 180.000 millones de horas, dato estandarizado para julio, agosto y septiembre de este año. Refrendado por los sonados ascensos de uso en países concretos; Indonesia, atesora un sonado 40% de expansión y Brasil un 30%, por ejemplo.

En el tercer trimestre de 2020 su uso se ha incrementado en un 27% a nivel global

En España se ha incrementado el uso habitual en un 15%, lo que sigue siendo sorprendente dada la altísima incidencia que de por si suelen tener en nuestro territorio.

También aumenta el gasto mundial

El dispendio en ‘apps’ ha batido récords inimaginables hasta el momento, con unas cifras por encima de los 24.000 millones para el mismo período trimestral del que venimos hablando este año. Una auténtica barbaridad que ha llegado a provocar varios desmayos y desencajamientos de mandíbula (de tenerla) entre nuestros amigos romulanos, venusianos y marcianos a los que se lo hemos contado. Sin duda, los datos son de otra dimensión.

Súbete al carro de las ‘apps’

Cualquier eventualidad, proyecto o necesidad puede resultar exitosa si cuenta con la aplicación que ayude a que se realice de forma óptima. Si puedes imaginarlo, es seguramente programable. Además, apoyarse en las nuevas tecnologías hará que tu marca se posicione como un baluarte y aspire a ser un estándar del sector. Lo que a su vez aumenta ferozmente el ‘engagement’ y potencia todo el ‘marketing’ de tu empresa.

Sin duda, los datos son de otra dimensión

Funcionar y conquistar el espacio de las ‘apps’, también es conquistar Internet. No hay negocio del siglo XXI que pueda permitirse prescindir de tener presencia en las redes. Si tienes una buena idea, o una necesidad que parezca insalvable, súbete al carro de la expedición y deja que desarrollemos la aplicación de tus sueños. Si añades a tu misión un gran equipo y uno de estos pequeños compañeros digitales, el éxito se convierte en una estrella alcanzable.
Juntos, llegaremos más lejos.

Hasta aquí el ‘post’ de esta semana, tripulantes de la expedición. Esperamos haber despertado vuestra curiosidad hacia el mundo de nuestras queridas ‘apps’ y haber abierto una nueva dimensión para vuestros proyectos. Ahora, nos vamos a terminar de ver el invernadero antes de que llegue el fresquito glacial de la Galaxia de Andrómeda, que con 125 grados bajo cero se nos estropean los rizos. ¡Os esperamos!