Olvídate de las orejas de gato y los filtros marcianos: te contamos lo que necesitas para una foto intergaláctica

Redacción: Natalia Tripipatkul
Jorge Salvador

¡Buenos días desde la nave nodriza, Coconautas y aventureros espaciales!

Ayer, íbamos sorteando los asteroides del Corredor de ‘Kessel’, -intentando atravesarlo en menos de 12 ‘parsec’ para batir el récord dimensional- cuando caímos en la cuenta de que se nos echan las navidades encima y aún no nos hemos hecho una fotografía digna de subir a las redes para celebrar estas fechas. Así que nos pusimos manos a la obra y empezamos a trastear con los filtros de ‘Instagram’… con sus gatitos, marcianos y elfos, entre otros.

No ponemos en duda la eficacia de publicar fotografías divertidas en nuestras cuentas, -además de que nos encanta algunos de esos filtros- pero si lo que deseáis es gestionar un perfil profesional o de empresa, o transmitir una sensación de elaboración más fuerte, os vamos a dar algunas claves para realizar las mejores fotografías y que así podáis evitar caer en los ya mencionados y tan populares filtros de extremidades peludas y demás.

Lo primero que debemos saber es que no existe una fórmula secreta para que tus fotografías sean tan espectaculares que tus cuentas suban de seguidores como si de una de las Kardashian se tratase. Pero si podemos permanecer atentos a algunos pequeños detalles que marcarán la diferencia y comenzarán a haceros famosos hasta en las montañas ocultas de Júpiter.

¿Cámara o móvil? La gran cuestión que muchos se preguntan. Y la respuesta está clara… da igual. Si tu móvil es de última generación o tienes una cámara ‘reflex’ de calidad, las fotografías saldrán mejor que si tus equipos fueran obsoletos, pero las diferencias terminan ahí (no olvidemos que estamos hablando de fotografía para ‘Instagram’ sin unos requisitos de resolución exigentes dadas las pantallas de los ‘smartphones’).

La parte abstracta

En lo que sí que debemos poner todos nuestros sentidos es en ciertos puntos que os contamos a continuación. Con los que realmente lograremos sacar el máximo partido a nuestro ‘feed’: tiempo, atención, paciencia y creatividad.

Es importante dedicar tiempo a la toma de la fotografía, (nada de ir corriendo con el móvil de plato en plato o de plano en plano). Prestad mucha atención a los detalles: a cómo queda un mantel, si el borde de un plato está manchado, si a vuestra prenda de vestir se le ve la etiqueta o si el sol es tan cegador que cerráis –aunque sea un pelín- los ojos. Y para ello, debéis armaros de paciencia porque puede que de cincuenta fotografías, solo os valgan tres y tengáis ganas de arrancaros hasta los pelos de las cejas.

Por último pero no menos importante, potenciar la creatividad. Sed todo lo creativos que podáis y no tengas miedo de plasmar las ideas que se os pasen por la cabeza, porque en ellas puede estar el factor diferencial y que os haga únicos.

La parte técnica

Ya podemos pasar a aspectos más técnicos, algo que parece muy básico pero que aún sigue provocando fallos estratosféricos al realizar fotografías desde el móvil. ¡No uséis nunca ‘Apps’ de fotografía! Usad siempre la cámara móvil y nunca bajarán de calidad. Cread composiciones y aprended a visualizar la regla de los tercios (dividir en una cuadrícula de tres por tres la imagen). Utilizad el primer plano sin miedo puesto que las redes sociales usan el formato 1:1 por lo general y las pantallas para las que están pensadas son pequeñas. ¡Muchas veces, más cerca es mejor!

Insistimos, haced miles de fotografías y editad las seleccionadas antes de publicarlas, siempre siguiendo unos patrones a vuestro gusto (o a las tendencias del momento) y tratad de transmitir emociones que atraigan a los espectadores. Podéis “abusar” del ángulo bajo, pues crearéis intriga y planos sencillos altamente espectaculares y evitaréis distracciones en la imagen. Además podréis obtener unos primeros planos que con otro enfoque se perderían prematuramente.

Primeros planos, diagonales en la composición, profundidad de campo y planos detalle. Si cumplís estas reglas y las regáis con creatividad, obtendréis unos resultados notables. También es recomendable adentrarse en el mundo de las sombras, captando siluetas o siguiendo una gama cromática en todo vuestro ‘feed’. Huid corriendo, -y sin mirar atrás- de los filtros de ‘Instagram’ o, al menos, no abuséis de ellos.

Estamos convencidos de que con estas pautas, lograréis unas fotografías dignas de recorrer la galaxia y cruzar el infinito océano de las redes sociales.

Por cierto, al final logramos atravesar el corredor de ‘Kesell’ en 23 ‘parsecs’ ¡Aún nos queda mucho para llegar alcanzar al Halcón! Con tanta carrera, aún no hemos decidido qué fotografía nos haremos estas Navidades.

¡Hasta la próxima, viajeros espaciales!